Te encanta la decoración. Te apasiona mover los muebles, crear armonía y equilibrio en tu casa…compras revistas cada mes o miras en Instagram las páginas de decoración y te quedas extasiada viendo las casas, las hermosas habitaciones, los colores, las formas.

Te sientes bien arreglando rincones, dejándolos bonitos, prácticos, ordenados. Te vuelven loca las reformas y “darle la vuelta” a un espacio muerto y sin utilidad aparente.

Tus amigos te han dicho mil veces: “Tienes mucho gusto para decorar, ¿por qué no te dedicas a esto?”

Así que, poco a poco, fuiste aprendiendo y practicando sobre decoración e interiorismo. Has leído libros, has hecho algún curso hasta que llegaste al Feng Shui.

Entonces sentiste que habías encontrado algo especial, diferente: no sólo crear espacios llenos de equilibrio y agradables a la vista, si no también generar cambios en tu vida a través de la decoración, mejorar la salud de la familia… incluso ayudar a otras personas a mejorar su entorno a través de lo que aprendiste.

Eso significa trabajar con ellos como consultor, crear tu propio negocio.

 

¿Sabías que la demanda de profesionales expertos en Feng Shui ha aumentado un 20% en el último año en España?

Cada vez más empresas y particulares solicitan los servicios de asesores experimentados para crear espacios más productivos, saludables y armoniosos.

 

Si estás listo/a para descubrir cómo iniciar tu profesión como consultor de Feng Shui Clásico, te invito a mi masterclass gratuita.

SI, QUIERO APUNTARME AHORA A LA MASTERCLASS  

Sin embargo, si tú todavía no has tomado la decisión de convertirte en profesional del Feng Shui y atender a tus propios clientes, es muy posible que sea por una de las 3 razones ocultas que te voy a explicar en este post.

Veamos cuáles son.

 

Razón nº 1.

El Feng Shui es difícil de entender y aplicar.

 

Y es verdad, es una ciencia milenaria  compleja que requiere estudio en profundidad con muchos factores a tener en cuenta para dar diagnósticos acertados. Los expertos de Feng Shui son los doctores de los espacios.

Sin embargo, existen maestros que han sabido simplificar y adaptar esta ciencia a nuestra mentalidad occidental y que podamos manejarla de forma sencilla, sin volvernos locos.

Lo que facilita el poder explicarla a nuestros clientes y que puedan aplicar los consejos que le damos sin que suponga un suplicio ni tengan que buscar elementos raros o que no sean de su gusto.

 

Razón nº 2.

El Feng Shui es confuso.

 

Claro, es confuso y existe una explicación.

En internet hay muchísimos tips y webs donde  dan consejos que se contradicen unos con otros, que parecen que no tienen relación.

Se habla de diferentes escuelas pero no se habla con claridad ni profundidad de cada una de ellas.

Cada maestro tiene sus propias teorías, como en cualquier sector. Sus seguidores, al no profundizar en ellas se confunden a la hora de transmitirlas, lo que crea confusión.

¿Cómo se soluciona esto?

La mejor solución es tener conocimiento de todas las escuelas y su aplicación, no profundizar en ellas si no quieres, pero que puedas diferenciarlas y  saber para qué sirve cada una de ellas, en qué te puede ayudar.

También seguir tus instintos y seguir a los maestros que más te transmitan seguridad y seriedad. Si sigues a muchas personas te puedes volver loca, ya que cada uno da su propia versión del Feng Shui.

En mi caso, después de haber estudiado con muchos maestros y diferentes vertientes, sólo sigo a 3, los que me transmiten más confianza y de los cuáles conozco su trayectoria profesional.

 

Razón nº 3.

El Feng Shui se asocia muchas veces con la vida alternativa, hippy, con lo esotérico y mágico.

 

El Feng Shui es una ciencia milenaria que estudia los espacios, los equilibra y armoniza para que afecte de forma positiva a las personas que los usa.

Sin embargo, toda la corriente hippy, alternativa o de New Age no son más que eso, una corriente más, nada más lejos de lo que es verdaderamente  esta apasionante ciencia.

Hay practicantes que lo asocian a lo espiritual o esotérico con el fin de captar ese público. Una escuela seria de Feng Shui no es hippy ni alternativa.

El Feng Shui Clásico sólo te dice qué zonas son buenas o malas, qué información hay en ese espacio y cómo activarlo o neutralizarlo con colores, materiales y formas.

El Feng Shui no tiene ningún estilo decorativo ni afecta en la imagen corporativa de ninguna empresa.

Grandes empresas como Cola Cola, BSM o Microsoft entre muchas otras aplican el Feng Shui científico con expertos profesionales, dichas empresas no tienen nada que ver con este tipo de corrientes.

 

Interesante, ¿verdad? Ya has visto que en realidad, el Feng Shui puede ser una ciencia clara, fácil de aplicar y no tiene ningún elemento místico o esotérico.

 

Y en estos momentos supone una auténtica oportunidad de generar ingresos haciendo felices a los demás, armonizando su casa o su empresa…su vida. Apoyándoles en los cambios que necesitan y que así consigan los objetivos que se proponen.

 

Eso sí, necesitas formarte como profesional con técnicas y métodos serios, que producen resultados, comprobados durante años y avalados por cientos de casos de éxito. Nada de tips sueltos ni moneditas de oro en la entrada.

Esto es lo que hemos comprobado a lo largo de más de 10 años en los que hemos trabajado en más de 1.600 proyectos entre empresas y particulares, con un método exclusivo que realmente ofrece los resultados que los clientes necesitan

.

¿Quieres convertirte en profesional de Feng Shui y trabajar como Consultor Feng Shui diplomado?

 

Te invito a mi masterclass donde te enseño cómo construir tu propio negocio y generar ingresos desde el primer mes atendiendo a tus clientes.

CLIC AQUÍ Y APÚNTATE AHORA A LA MASTERCLASS

';